Mis días de princesa

No sé que tenemos las mujeres que nos meten la idea de ser una princesa desde que somos niñas. Debemos ser bonitas, cuidadosas, educadas, bien vestidas, arregladas, inteligentes, trabajadoras…  pero nadie nos dice la parte realista del asunto.

No vamos a ser unas princesas de verdad, a menos que nos casemos con alguien de la realeza inglesa, holandesa o las que queden! La gente puede llamarte princesa o tratarte como tal, pero eso no indica que lo eres.

Disney, mintiéndonos desde tiempos ancestrales…

Mi amargado pensamiento se remonta a mis primeros días de casada donde empecé a ver la cruda realidad de la vida después del final de la película o lo que siempre vemos al final. No todo se acaba con la boda de ensueño, la diversión apenas empieza.

Tuve que aprender a tener una casa más o menos decente, tener dos trabajos y mantener una relación de pareja al mismo tiempo, ya que mi esposo estudia, trabaja y en su tiempo libre hace tareas. Por más que mi madre trató de entrenarme para esos momentos, nada me podía haber preparado para ello más que la vida misma.

Y sobreviví, veme aquí ahora casi 3 años después con 37 semanas de embarazo, una lavadora funcionando de fondo y escribiendo de mi vida en este blog. Nada que ver con la vida de una princesa. Apuesto que Kate Middleton no hace ninguna de estas cosas.

Para aliviar mi desilusión infantil mi esposo y yo inventamos los “días de princesa”, que consisten en que él haga TODOS los quehaceres de la casa mientras yo, digamos invierto mi tiempo en cosas mejores. Regularmente lo hace cuando estoy enferma o en mi cumpleaños, tampoco soy tan afortunada, pero me encantan estos días.

Hoy lo recordé porque me dio mi mañana-tarde de princesa, claro que olvidó lavar los trastes y mi ropa, pero que va, la intención es lo que cuenta. Tengo que disfrutarlo antes de que llegué la bebé y mis días de princesa acaben para siempre, según cuenta la leyenda.

Y ustedes tienen días de princesa?

Advertisements

9 thoughts on “Mis días de princesa

  1. Es verdad, todo cambia cuando dejamos la casa de nuestros padres, los días de princesa parecen terminar… ¡qué afortunada eres al tenerlos de vez en cuando!

  2. Jajaja, yo a mi hija la llamo princesa, porque para mi ella es como de cuento. Pero de princesas….nada!!! Ni día de esos como los tuyos tengo yo

  3. Pingback: #AmoMiBlog (6) A veces tengo ratitos de princesa |

  4. Pero Kate no es princesa… es esclava 😉

    Nuestra realidad es mucho mejor que todas las películas de Princesas juntas… o no?

    • Si no lavar un plato es ser esclava, que me esclavicen! Jajaja ntc

      La verdad que es más divertido ser normal, yo me sentiría inútil y me entraría la depre jaja

  5. Princesas somos todas, o que? tu padre nunca te lo dijo?” Amo esta frase final de la película the little princess a mi nunca me lo dijeron pero me encanta el titulo y me lo pongo si las princesas son como la nueva campaña de disney? no la han visto? se las comparto en mi blog en un momento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s