3 ideas para hacer quiet books o libros silenciosos

lunes estimulación

Hace mucho tiempo, vagando por el mundo de Pinterest, me encontré con este material maravilloso para entretener a los niños al mismo tiempo que practican algunas habilidades básicas como la atención y la coordinación ojo-mano. En inglés se llaman quiet books, lo que en español sería algo así como libros silenciosos.

Se llaman silenciosos por dos razones, una porque generalmente están hechos de algún material que al caerse no hace ruido, como la tela por ejemplo y segunda porque ayudan a que los niños se mantengan en silencio, aunque depende mucho del niño o la actividad.

En esta ocasión  les presento  este libro silencioso que mi cuñada le hizo a mi sobrino. Ellos lo traen siempre en la pañalera o mochila para cuando el niño se pone inquieto, pues lo utilizan para desvíar su atención hacia estas provechosas actividades que le encantan, a pesar de hacerlas una y otra vez, pues recordemos que a los niños pequeños les gusta repetir las mismas actividades.

Esta son algunas de las actividades que se pueden poner en un libro silencioso:la foto 1 (2)

1. Simulador para atar cordones de tenis o zapatos:

Con sólo hacer tres o cuatro pares de perforaciones y poner una agujeta o cordón tenemos listo una herramienta para que los niños practiquen atarse el calzado.

la foto 2 (2)

2. Un ábaco

Fácilmente se puede improvisar un ábaco con cuentas de colores e hilo grueso, así los niños podrán divertirse contando, sumando o simplemente pasando las cuentas de un lado a otro.

la foto 2

3. Cierres

Esta actividad es 100% Montessori del campo de la vida diaria, el aprender a subir y bajar un cierre o zipper es útil en muchas situaciones de nuestra vida, además a los peques les fascina el sonido que genera. Yo hubiera elegido un cierre de plástico para mayor seguridad, pero si no se puede conseguir cualquiera funciona.

 ¿Quieres ver más ideas para un libro silencioso? Visita el blog el próximo Lunes de estimulación temprana o síguenos en facebook y pinterest.

Advertisements

DIY: Móvil Octaedro Montessori (fácil y económico)

lunes estimulación

Lo prometido es deuda y como pienso empezar a reunir un poco mis dos blogs (éste de maternidad y el de educación) empezaré a postear aquí los “Do it yourself” o “Hazlo tu mismo” de los móviles Montessori que estoy haciendo para mi bebé.

El primero de las series es el móvil Munari, pueden ver cómo lo hice : DIY Móvil Munari (fácil y económico).

Este corresponde al segundo paso, cuando los niños ya pueden estimular su vista a través de colores, después de prepararse con el Munari que es en blanco y negro. Como su nombre lo dice, se trata de tres octaedros o diamantes, cada uno de un color diferente, pero del mismo tamaño. Los colores son rojo, amarillo y azul.

Según Montessori para los primeros meses, los móviles ayudan a que los bebés desarrollen las habilidades para explorar el mundo visualmente. Gradualmente el niño empieza a enfocar su ojo en un objeto de movimiento y percibe la noción de color y profundidad. Los móviles se cambian cada dos semanas para que el infante con el fin de ir progresando en el conocimiento visual poco a poco. Por eso el primer móvil (Munari) es en blanco y negro con formas geométricas para diferenciar luz y oscuridad, después viene el octaedro para empezar a diferenciar los colores, iniciando por los primarios. (vía Montessori from the Start)

la foto 4

Materiales:

  • Papel lustre rojo, amarillo y azul (aproximadamente medio metro de cada uno).
  • Cartulina u hoja opalina (gruesa) para pegar el papel y hacerlo resistente.
  • Patrón imprimible para hacer el octaedro, puedes usar éste.
  • Tijeras y pegamento.
  • Cuerda o hilo para colgar los diamantes.

Pasos a seguir:

  1. Copia el patrón en el papel lustre y repasa los dobleces para que queden marcados.la foto 1
  2. Pega el papel lustre en cartulina u opalina gruesa y vuélvelo a recortar.la foto 2
  3. Dobla por donde se indica y pega las pestañas.la foto 3
  4. Listo! ahora sólo agrega cuerda o hilo  y cuelga tu móvil, recuerda ponerlos a tres alturas diferentes.

Es muy fácil de hacer y super económico, los móviles que venden ya hechos cuestan alrededor de 50 dólares, en este caso sólo gastamos $40 pesos mexicanos y 1 hora de tiempo.

la foto 4

Te ha gustado el tutorial? Alguna vez has hecho móviles para tus bebés?

Recuerda que puedes seguirme en facebooktwitter e instagram como mamáymaestra.

De cuando tus amigos descubren tu blog

En mis años mozos, hace unos 7 u 8 años descubrí el mundo de los blogs gracias a una compañera que abrió uno y lo publicitaba alegremente en su mensaje personal del messenger, que por cierto extraño taaanto, pero esa es razón de otra entrada.

Entonces un buen día se me ocurre abrir uno, total, siempre me ha gustado escribir y fanfarronear acerca de las cosas de la vida, además ya tenía una cuenta en blogspot (si, alguna vez fui del lado oscuro) y se veía fácil. Así que lo empecé, no escribía tan seguido, tal vez una vez cada dos semanas y comentaba en el blog de mi compañera y en otros que me habían parecido interesantes.

En ese entonces no conocía twitter o no existía? mucho menos facebook, así que el contacto siempre era casual y tenías que entrar a tu blog para ver si alguien había comentado algo, emocionante.

¿De qué escribía? de la escuela, mis miedos, la música, mi visión de la vida en general… está bien, está bien, escribía del chico que me gustaba y como es que no me hacía caso, también llegué a escribirle relatos cortos y uno que otro poema… que pena jajaja

Así duró 1 año y medio. Mis amigos de la vida “real” no sabían nada de mi blog, no tenía porque decírselos, total, es algo personal. Pero me descubrieron.

¿Cómo? realmente nunca lo supe, todo fue así como que un día en el messenger uno de mis mejores amigos empezó a decirme algo sobre un post de mi blog, no sospeché nada pues me pareció de lo más inocente, pero cuando citó mis palabras exactas me dio un escalofrio.

¿Cómo sabes eso? – pregunté

No sé, ¿Será que llevo unas dos horas leyendo tu blog secreto?- me dijo

D: #correcomogallinasincabeza

Y no había escrito nunca nada malo de nadie, simplemente había desnudado mis sentimientos en ese blog, que hasta me daba pena que alguien más viera tan dentro de mi.

No volví a escribir tan libremente y es que el saberte “leída” por alguien de la vida 1.0 te quita libertad, por lo menos a mi.

Pero el blog siguió ahí unos años más, intacto, como recuerdo de lo que algún día fui. Hasta que en una clase, uno de mis alumnos me dijo:

-Profe, encontré su blog, muy bueno eh?

-¿Cómo sabes que es mío?

-Fácil, usted es maestra y se llama así, además toca este instrumento….

-Malaya la hora.

Cabe mencionar que mi blog  “secreto” murió esa misma noche y ahora alguien más tiene el mismo dominio, pobre, espero que nadie descubra su blog jaja.

Mis miedos escondidos

Han llegado las 40 semanas de embarazo y no hay señales de que esta bebé quiera nacer, tengo contracciones pero muy aisladas sin dolor, pero nada más. Todo mundo pregunta si ya nació, si me voy a quedar para muestra, que si se me está pasando el parto y eso, aunque pensaba que no me afectaba, he descubierto que si.

Muchas veces en mi vida me he revelado a mí misma miedos que tenía escondidos en lo más profundo. Mi naturaleza es ser una persona algo perfeccionista, un tanto ansiosa, nerviosa y a veces algo extrema con el fin de que las cosas que me propongo salgan bien, todo dentro de la legalidad, no se preocupen. Lo heredé de mi madre, estoy segura y sé que esta parte de nuestra personalidad nos ha causado mucho dolor a ambas en nuestras vidas, pero ella ha aprendido a lidiar un poco con eso y yo, a esconderlo en lo más profundo, sin darme cuenta.

Hay muchos ejemplos que podría dar, pero los que más me han impactado son 2.

El primero, cuando estaba haciendo mi tesis de la licenciatura en educación especial, llevaba más de 6 meses trabajando en un documento sin pies ni cabeza, mi asesora no decía nada pues confiaba en mis dotes de buena estudiante y que poco a poco tomaría forma, pero no era así, el tiempo avanzaba y el trabajo era absurdamente inútil. Empecé a estresarme, ponerme muy ansiosa y entre tanto descubrí que tenía miedo a que mi trabajo no superara las expectativas de mis evaluadores, siempre había sacado buenas calificaciones y temía decepcionar a las personas. Cuando supe esto, después de muchas semanas de introspección y desahogo, yo lo llamaba mis periodos de dudas existenciales, un buen amigo me ayudó a retomar el rumbo como más me gusta, con un método paso a paso para elaborar mi trabajo. Funcionó perfecto, terminé en 1 mes lo que no hice en muchos y estuve satisfecha.

El segundo, cuando intentábamos quedar embarazados. Esta historia ya la conté en este post y se resolvió cuando entendí lo que pasaba, estaba preocupándome demasiado. Me ocupé en otras cosas y aquí estamos ahora.

Al día de hoy y después de aullarle toda la noche a la luna llena, de verdad fue lo único que me faltó jaja, amanecí decepcionada y sin señales de parto. Después de tuitear lo ocurrido, me llega un mensaje que me hizo reflexionar (gracias Vivi) y empiezo a comprender que realmente no me siento preparada para el parto, tengo mucho miedo que  algo le pase a mi bebé e inconscientemente siento que está mejor dentro de mi, además tengo la presión de entregar unas cosas del trabajo… y demás.

Tengo que aprender a relajarme un poco, dejar la casa tirada, los papeles sin entregar, los posts sin programar, pero todo eso va poco a poco.

Aclaro que no estoy tan loca como antes, he mejorado, he aprendido a dejar cosas, pero aún me cuesta trabajo, supongo que esto será de toda la vida, pero por ahora lo haré por mi bebé, para ayudarle a que nazca, ella tiene que saber que me muero de ganas de tenerla en mis brazos y que todo va a salir bien. Si no tengo confianza yo, ¿Cómo podré transmitirsela a ella?

Por cierto les recomiendo este artículo que me pasaron: El reflejo de eyección materno-fetal.

La pañalera de mi bebé

Image

Esperamos demasiado para comprar la pañalera de la bebé, todo mundo decía, no se preocupen, se las van a regalar, no compren nada. Pero en vista del éxito no obtenido y a las 39 semanas de embarazo recién cumplidas, tuvimos que tomar la decisión de ir a comprarla para no llegar con la maletita de Tinkerbell, donde hasta ahora teníamos sus cosas, al hospital cuando llegue el tan esperado parto.
20130517-211241.jpg

Este fue el resultado, una pañalera roja de la marca babymink, nada glamouroso pero si muy práctica y espaciosa. Demasiado diría yo, le sobró mucho espacio aún teniendo un paquete de pañales, toallitas húmedas y 3 cambios de ropa, pero supongo que con el paso del tiempo se irá llenando.

Recuerdan mi Top de pañaleras de ensueño, yo sí, con tristeza marcada, ya que por el momento no podré adquirir una de esas bellezas, pero mi esposo ya me prometió que ahorraremos un poco para tener ese lujito más adelante, además una amiga encontró en una ciudad grande de México (yo vivo en una muy muy pequeña) una tienda Outlet de la marca Clöe y asegura haberle comprado un bolso/pañalera espectacular a su hermana por la hermosa cantidad de $400 pesos (unos 25 euros), el precio normal es de $1700 pesos, así que como podrán ver en la imagen, es hermosa y a un módico precio.

Por supuesto, mi amiga quedó en ir a la tienda otra vez y mandarme fotografías de las pañaleras baratas que encuentre para escoger una y mandármela.

Oh vanidad! Yo sé que en este momento es lo que menos debería preocuparme, mis posts deberían filosofar entre la respiración entre contracciones o la influencia de la luna llena, pero vamos, soy mamá primeriza y por más preparada que me sienta, todos sabremos que esto de dar a luz me dará más de una sorpresa.

 

Tengo una duda: ¿Es posible trabajar desde casa?

Desde que estoy embarazada he pensado seriamente en la posibilidad de encontrar un trabajo desde casa, he escuchado de muchas madres emprendedoras que no necesitan salir para traer ingresos al hogar. ¿Pero esto es realmente posible?

Soy una persona bastante inquieta acerca del mundo laboral, de hecho tengo un trabajo que podría llamarse “seguro” como maestra (aunque como están las cosas en México ya nada te da seguridad) pero ahora que tendré a mi hija en casa no me gustaría dejarla en una guardería mientras voy al trabajo, sobretodo porque, a pesar de laborar 4:30hrs diarias tengo que viajar al pueblito hermoso donde está mi lugar de trabajo 1hr de vuelta y 1hr de regreso, lo que hace un total de 6:30hrs. Agregándole el tiempo que debo emplear en las tareas del hogar, compromisos sociales, cursos obligatorios del trabajo, me quedaría muy poco tiempo para dedicarle a la niña. No quiero eso. Quiero criarla con todo el amor y tiempo del mundo, pero no sé si es posible.

Esta es mi situación:

  • He leído de algunas opciones, pero no quiero dedicarme al mundo de las ventas, soy pésima para ello… tampoco sé cocinar taaan bien o hacer manualidades preciosas, me considero en un nivel principante/intermedio en esas habilidades. 
  • Tengo otro blog sobre Educación con muchas más visitas que este (www.maestrosdeapoyo.com) pero he perdido la esperanza en que Google AdSense responda a mis súplicas de introducir publicidad en él.
  • Me encanta escribir sobre temas de educación y maternidad (aunque de esto último sé muy poco)
  • Vivo en México y no hay tantas oportunidades, que yo sepa, para participar con empresas (ya pertenezco a madresfera y latina mom bloggers)

Así que lanzo esta pregunta al mundo de la blogósfera:

¿Es posible trabajar desde casa?

Mi trastorno obsesivo-compulsivo con mi suplente

Como bien saben, a estas alturas tengo casi 2 semanas descansando, si ir a citas médicas diarias se le puede llamar descansar, gracias a  mi licencia de maternidad y antes de eso traté de dejar todo arreglado para que cuando llegara mi reemplazo pudiera hacer el mejor trabajo posible con el resto del ciclo. Pero no lo logré, lo admito, deje sin terminar varias cosas pensando que tendría tiempo de sobra para sentarme en la computadora a escribir informes, gran error.

Hoy me avisaron que llegó la persona que me cubrirá el resto del año escolar y me entró de repente el trastorno obsesivo-compulsivo con preguntas como:

¿Qué tal si no sigue las pautas de trabajo que he estado realizando? ¿Y si me acusa que no terminé los informes? ¿Qué pasará si aplica mal las técnicas de trabajo que tenemos? ¿Si hace mejor trabajo que yo y cuando regrese todos me odien? ¿Si los niños se olvidan de mi?

Aaaah, que horror!

De nuevo, culpo a las hormonas, pues estoy muy segura que esos niños no pueden querer más a otra maestra que a mi , que por dos años lo he dado todo por ellos.

Ahora, se me han ocurrido un par de ideas locas para que la maestra en cuestión siga mi método de trabajo, para que al regresar no tenga que reorganizar todo:

  • Mandarle una serie de archivos en word con instrucciones específicas sobre el trabajo que debe realizarse con cada alumno (Tengo alrededor de 17, por toda la escuela) y firmar con una amenaza por si no cumple.
  • Pedir que me envíe informes mensuales de progreso de cada alumno con sus respectivas evidencias de trabajo y notas al pie fundamentadas por las teorías de los grandes pedagógos de la historia de la educación.
  • Tener un espía en la escuela que me diga todo lo que hace.
  • Averiguar su oscuro pasado y difundirlo secretamente por facebook.

Creo que ya me estoy pasando, esto es más un trastorno obsesivo-compulsivo, no quiero convertirme en la maestra psicópata, pero que más puedo hacer? Es esto ya muy loco?

Después de unos minutos de reflexión, he llegado a la conclusión de llevar a cabo sólo el primer punto, de verdad!, no haré nada loco, por lo menos hasta que regrese de nuevo a trabajar en Agosto.

Posdata: Si alguien se entera de una demanda de acoso laboral en mi contra, les adelanto, yo no hice nada para merecerlo!