La maternidad de la A a la Z: A de aprovechar

Esta semana me uno al carnaval de blogs la maternidad de la A a la Z, más que como carnaval, como un medio para tener un pequeño diccionario con todas las sensaciones, experiencias, ideas y una que otra queja que me ha traído el ser madre desde hace poco más de un mes. Empezaré por el principio, la letra A y como le decimos a los niños “a de…?” para que digan la primer palabra que se les ocurra que inicie con esa letra, yo respondo ” a de aprovechar” pues es en lo que pienso todo el tiempo desde que soy mamá de la pequeña Emma.

Según la RAE el término aprovechar significa:.

1. tr. Emplear útilmente algo, hacerlo provechoso o sacarle el máximo rendimiento. Aprovechar la tela, el tiempo, la ocasión.

2. tr. p. us. Hacer bien, proteger, favorecer. U. t. c. intr.

3. intr. Dicho de una cosa: Servir de provecho.

4. intr. Adelantar en virtud, estudios, artes, etc. U. t. c. prnl.

5. intr. Mar. Orzar cuanto permite la dirección del viento reinante.

6. prnl. Sacar provecho de algo o de alguien, generalmente con astucia o abuso. Se aprovechaba DE su posición.

Creo que fácilmente he utilizado esta palabra en todas sus definiciones, exceptuando obviamente la número cinco referente a los barcos (por cierto qué es orzar?). Desde que nació Emma, pasado el cúmulo de emociones que me invadió no dejo de aprovechar. Los consejos bienintencionados de la familia y amigos indicaban que debería aprovechar el tiempo para descansar lo más que pudiera los primeros meses. Al principio no hice mucho caso y traté de seguir mi vida normal, pero el cansancio empezó a pasar factura alrededor del día 3, llegó un momento que no podía más, por lo que decidí tomar el consejo de las matriarcas y aprovechar que mi hija dormía para hacerlo yo también. Hasta la fecha puedo decir que por lo menos una de sus siestas la tomamos juntas, es la única manera de aguantar toda la jornada con energía nocturna.

Otra cosa que me aconsejaron aprovechar fue la ayuda durante el puerperio o cuarentena (que terminó ayer), mi madre se ofreció amorosamente a cuidar de nosotras en su casa por un tiempo, alimentándonos, dejándonos descansar, cuidadando a la pequeña mientras me bañaba y hasta trayéndome las noticias del mundo exterior. No saben cuanto agradezco el tener a mi madre en mi vida, aprender de ella y aprovechar de su iniciativa servicial. Ahora entiendo el amor incondicional que me tiene, todas las noches que pasó en vela cuidándome, todo el cansancio que debe traer encima con los años de medio dormir, porque ahora mismo siento que yo lo haría por Emma. En días pasados tuve que entregar unos pendientes del trabajo a pesar de estar de baja por maternidad y tuve que aprovechar cada segundo del día que la nena dormía para escribir informes o estudiar, fue duro, pero muy en el fondo sé que siempre será así, que, como mi madre, ahora tendré que despertarme antes y dormir después que todos si quiero hacer todas las cosas que deseo. Se me han presentando muchas oportunidades que deseo aprovechar, pero deseo no perderme siguiendo la meta de darle una vida mejor a mi hija, espero que tenga todo lo que necesita, sin embargo sé que lo que más seguridad le brindará es tener a su madre cerca, por lo que me lo pienso dos veces antes de aceptar oportunidades importantes.

Deseo aprovechar cada minuto de su crecimiento pues sé que no será así de pequeña todo el tiempo,  veces me quedó mirando sus ojitos grandes, sus manos, sus piecitos, intentando grabar esas imágenes en mi mente, para que no se vayan nunca. Quiero aprovechar el tiempo, sin que la circunstancias se aprovechen de mi y me alejen de mi bebé.

¿Te has sentido igual alguna vez?

Estemos en contacto a través de  facebook

Tengo una duda: ¿Es posible trabajar desde casa?

Desde que estoy embarazada he pensado seriamente en la posibilidad de encontrar un trabajo desde casa, he escuchado de muchas madres emprendedoras que no necesitan salir para traer ingresos al hogar. ¿Pero esto es realmente posible?

Soy una persona bastante inquieta acerca del mundo laboral, de hecho tengo un trabajo que podría llamarse “seguro” como maestra (aunque como están las cosas en México ya nada te da seguridad) pero ahora que tendré a mi hija en casa no me gustaría dejarla en una guardería mientras voy al trabajo, sobretodo porque, a pesar de laborar 4:30hrs diarias tengo que viajar al pueblito hermoso donde está mi lugar de trabajo 1hr de vuelta y 1hr de regreso, lo que hace un total de 6:30hrs. Agregándole el tiempo que debo emplear en las tareas del hogar, compromisos sociales, cursos obligatorios del trabajo, me quedaría muy poco tiempo para dedicarle a la niña. No quiero eso. Quiero criarla con todo el amor y tiempo del mundo, pero no sé si es posible.

Esta es mi situación:

  • He leído de algunas opciones, pero no quiero dedicarme al mundo de las ventas, soy pésima para ello… tampoco sé cocinar taaan bien o hacer manualidades preciosas, me considero en un nivel principante/intermedio en esas habilidades. 
  • Tengo otro blog sobre Educación con muchas más visitas que este (www.maestrosdeapoyo.com) pero he perdido la esperanza en que Google AdSense responda a mis súplicas de introducir publicidad en él.
  • Me encanta escribir sobre temas de educación y maternidad (aunque de esto último sé muy poco)
  • Vivo en México y no hay tantas oportunidades, que yo sepa, para participar con empresas (ya pertenezco a madresfera y latina mom bloggers)

Así que lanzo esta pregunta al mundo de la blogósfera:

¿Es posible trabajar desde casa?

Mi trastorno obsesivo-compulsivo con mi suplente

Como bien saben, a estas alturas tengo casi 2 semanas descansando, si ir a citas médicas diarias se le puede llamar descansar, gracias a  mi licencia de maternidad y antes de eso traté de dejar todo arreglado para que cuando llegara mi reemplazo pudiera hacer el mejor trabajo posible con el resto del ciclo. Pero no lo logré, lo admito, deje sin terminar varias cosas pensando que tendría tiempo de sobra para sentarme en la computadora a escribir informes, gran error.

Hoy me avisaron que llegó la persona que me cubrirá el resto del año escolar y me entró de repente el trastorno obsesivo-compulsivo con preguntas como:

¿Qué tal si no sigue las pautas de trabajo que he estado realizando? ¿Y si me acusa que no terminé los informes? ¿Qué pasará si aplica mal las técnicas de trabajo que tenemos? ¿Si hace mejor trabajo que yo y cuando regrese todos me odien? ¿Si los niños se olvidan de mi?

Aaaah, que horror!

De nuevo, culpo a las hormonas, pues estoy muy segura que esos niños no pueden querer más a otra maestra que a mi , que por dos años lo he dado todo por ellos.

Ahora, se me han ocurrido un par de ideas locas para que la maestra en cuestión siga mi método de trabajo, para que al regresar no tenga que reorganizar todo:

  • Mandarle una serie de archivos en word con instrucciones específicas sobre el trabajo que debe realizarse con cada alumno (Tengo alrededor de 17, por toda la escuela) y firmar con una amenaza por si no cumple.
  • Pedir que me envíe informes mensuales de progreso de cada alumno con sus respectivas evidencias de trabajo y notas al pie fundamentadas por las teorías de los grandes pedagógos de la historia de la educación.
  • Tener un espía en la escuela que me diga todo lo que hace.
  • Averiguar su oscuro pasado y difundirlo secretamente por facebook.

Creo que ya me estoy pasando, esto es más un trastorno obsesivo-compulsivo, no quiero convertirme en la maestra psicópata, pero que más puedo hacer? Es esto ya muy loco?

Después de unos minutos de reflexión, he llegado a la conclusión de llevar a cabo sólo el primer punto, de verdad!, no haré nada loco, por lo menos hasta que regrese de nuevo a trabajar en Agosto.

Posdata: Si alguien se entera de una demanda de acoso laboral en mi contra, les adelanto, yo no hice nada para merecerlo!

 

 

Mis días de princesa

No sé que tenemos las mujeres que nos meten la idea de ser una princesa desde que somos niñas. Debemos ser bonitas, cuidadosas, educadas, bien vestidas, arregladas, inteligentes, trabajadoras…  pero nadie nos dice la parte realista del asunto.

No vamos a ser unas princesas de verdad, a menos que nos casemos con alguien de la realeza inglesa, holandesa o las que queden! La gente puede llamarte princesa o tratarte como tal, pero eso no indica que lo eres.

Disney, mintiéndonos desde tiempos ancestrales…

Mi amargado pensamiento se remonta a mis primeros días de casada donde empecé a ver la cruda realidad de la vida después del final de la película o lo que siempre vemos al final. No todo se acaba con la boda de ensueño, la diversión apenas empieza.

Tuve que aprender a tener una casa más o menos decente, tener dos trabajos y mantener una relación de pareja al mismo tiempo, ya que mi esposo estudia, trabaja y en su tiempo libre hace tareas. Por más que mi madre trató de entrenarme para esos momentos, nada me podía haber preparado para ello más que la vida misma.

Y sobreviví, veme aquí ahora casi 3 años después con 37 semanas de embarazo, una lavadora funcionando de fondo y escribiendo de mi vida en este blog. Nada que ver con la vida de una princesa. Apuesto que Kate Middleton no hace ninguna de estas cosas.

Para aliviar mi desilusión infantil mi esposo y yo inventamos los “días de princesa”, que consisten en que él haga TODOS los quehaceres de la casa mientras yo, digamos invierto mi tiempo en cosas mejores. Regularmente lo hace cuando estoy enferma o en mi cumpleaños, tampoco soy tan afortunada, pero me encantan estos días.

Hoy lo recordé porque me dio mi mañana-tarde de princesa, claro que olvidó lavar los trastes y mi ropa, pero que va, la intención es lo que cuenta. Tengo que disfrutarlo antes de que llegué la bebé y mis días de princesa acaben para siempre, según cuenta la leyenda.

Y ustedes tienen días de princesa?

Para los maestros también hay pueblo chico, infierno grande.

Cual novela mexicana de los 90´s es la vida en el pueblo donde trabajo. No me malinterpreten, vivo en la ciudad, pero trabajo a unos 40 minutos de distancia en un pueblito a la orilla del mar. Voy y vengo diariamente.

El trabajar en un lugar tan pequeño tiene sus ventajas: todos se conocen, tienen un respeto ciego hacia los maestros, no importa lo joven que seas y preparan una comida regional deliciosa.

Ahora las desventajas: los chismes que viajan demasiado rápido y … creo que es todo.

Si yo les contara todo lo que he escuchado acerca de mis compañeros de trabajo, de otros padres, de los propios niños! podríamos hacer un libro de chismes sin confirmar. Hasta cierto punto es divertido, pues te ries de las ocurrencias de las personas y las conclusiones a las que llegan cuando uno hace cosas tan inocentes como pedir un aventón a la ciudad. Pero cuando le toca a uno ser el blanco de los dimes y diretes, se acaba la diversión.

Todo empezó en Enero, con el frio de la costa (para nosotros frío son 12°) y un sueter del que había perdido la correa, por lo que tenía que mantenerlo cerrado usando mis brazos. Vamos que a nadie le gusta padecer frío, menos a mi en este estado preñado.

Alguien se enteró que estaba esperando bebé y empezaron a decir que cruzaba mis brazos mientras caminaba por los pasillos de la escuela para esconder mi barriga. Que si era un hijo no deseado, que si era de un compañero maestro, que si no estaba casada.

Qué?

Lo mejor de todo es que me vine enterando de todo eso en Marzo, posiblemente dos meses después de que los chismes comenzaran. Para esas alturas los ranchos y pueblos aledaños conocían la leyenda de la maestra preñada ilícitamente. Puaj!

Qué hice?

Enojarme un poco al principio y después nada. He aprendido de la experiencia de otros compañeros, a una de ellas la acusaron de robo de fondos de la escuela, con todo y cuenta en el extranjero, que las mentiras se descubren por sí solas.

Así que si escuchan de una maestra que oculta su gran barriga para no ser descubierta por los padres de familia o su propio esposo, pueden decirle orgullosamente que la conocen, que leen su blog y la siguen en twitter!

Feliz fin de semana!

¿Cómo es la baja por maternidad en México?

Como todas saben, soy maestra de profesión. Día a día trabajo con niños en edad de primaria (6-12 años) en México. Mi lugar de trabajo es un pueblito en la costa, a unos 40 minutos de la ciudad donde vivo, así que hago el viaje de ida y venida TODOS los días. Se imaginan? Aunque no crean que me ha sido muy pesado, a veces me da muchísimo sueño y llego cansada al trabajo como si ya hubiera pasado toda la jornada, otras veces me mareo, pero no se me han hinchado los pies ni se me ha subido la presión u otros síntomas.

A pesar de todo, me urge que me den la baja por maternidad, porque si me canso, ya no es lo mismo andar trabajando con la pancita de 33 semanas y menos viajando todos los días. Tenía la esperanza de que en la semana 34 me la dieran y a descansar, pero cuando fui a mi cita, me dijeron que es hasta la semana 36.

Para las que me leen porque buscan la información que yo ignoraba (a las cuántas semanas y de cuántos días es la incapacidad por embarazo en México) les diré lo que yo he averiguado:

  • En México hay dos tipos de seguridad social, IMSS e ISSSTE, uno es de los trabajadores en general y el segundo exclusivo de los trabajadores del estado/gobierno. 
  • Las semanas de gestación te las cuentan por FUM (fecha de última menstruación) y no por lo que revela el ultrasonido/ecografía.

  • En el IMSS la baja por maternidad la dan en la semana 34, dando 42 días de descanso y cuando nace tu bebé te dan los otros 42 días. (84 en total), si tu bebé nace antes la incapacidad se corta automáticamente y te dan la segunda. Así que conviene monitorear bien tus semanas para alcanzar a descansar bien.
  • Para porder acceder al pago completo correspondiente por las semanas que estarás fuera del trabajo, tendrás que estar cotizando al IMSS por lo menos desde hace 30 semanas y haber asistido a 5 consultas de control, incluídas las pláticas informativas.
  • En el seguro, te hacen dos pagos cada uno por 42 días de trabajo. Ahorra lo suficiente porque tu quincena ya no llegará.

  • En el ISSSTE (al que pertenezco yo) la dan en la semana 36 y por 90 días seguidos. No importa si tu bebé nace la semana siguiente o en 2 meses más, siempre serán los 90 días.
  • Para que te paguen todo el concepto de salario por los días que no estarás trabajando, solo es necesario asistir a 3 consultas previas.
  • Tu quincena seguirá llegando normalmente como si siguieras trabajando.

Así que ya lo saben, tendré que trabajar tres semanas más a partir de mañana. Aunque por un lado me quedó perfecta, pues se acaba en Julio cuando estamos de receso escolar y volveré hasta Agosto, al inicio del nuevo ciclo.

Cuéntenme, ¿Cómo son las bajas por maternidad en otros países?

Culpa pre-maternal

Soy la peor de todas las futuras madres del mundo.

Esta semana que pasó me he dedicado a entrevistarme con las madres de familia de mis alumnos para conocer las novedades después de las vacaciones y tomar nuevos acuerdos, como siempre, les recuerdo que el mayor trabajo se hace en casa. Les hago firmar hojas blancas con todos los acuerdos escritos como:

“Mandar a mi hijo todos los días a la escuela,

revisar el cuaderno de tareas,

cumplir con los materiales y tareas,

dedicar 15-20 min a la lectura,

darle responsabilidades y consecuencias,

menos premios, más estudios”

Y las pobres madres me lo firman, ellas que tienen otros 3 hijos aparte del que estamos hablando, un marido, una casa y una madre enferma que atender…

Ahora me siento culpable, que va a pasar cuando sea madre y quiera tiempo para mi?

Si una maestra me hace firmar un papel de esos, me da un infarto o hago que le de a ella… ah como las voy a entender! 

Desvelada, cansada, si el niño está enfermo, si no hace caso, si se le dificulta la escuela, si el marido no ayuda, ir al trabajo, hablar con madres, cuidar niños, hacer comida, ir a cursos… aaah ya me empieza a dar vértigo.

Hablen madres experimentadas de la blogósfera, como hacen para hacer tantas cosas sin volverse locas en el intento?

 

Organización trabajo/casa

 

Como he contado antes, desde que hay una pequeña persona creciendo dentro de mi no soy la persona más organizada del mundo, tal vez no lo he sido nunca y hasta ahora he tenido tiempo de notarlo jaja.

El sábado pasado me propuse hacer limpieza del que será el cuarto de la bebé y que por ahora es el cuarto de los “tiliches” (cosas que se guardan, acumulan, inservibles pero que siguen ahí).

Pasé 4 horas, organizando mis bolsas. Y no es que tenga muchas, noo, es que es íncreible la cantidad de cosas que puedo almacenar en ellas, con decirles que junté más de 15 botellas de agua vacías y basura al por mayor, pasando por mis talones de cheque (recibos de nómina), recibos de la luz, agua, teléfono de tiempos ancestrales y una que otra fruta a punto de descomposición.

Que vergüenza.

Si hubiera visto todo eso mi madre… lo bueno que vive del otro lado de la ciudad y nunca viene a visitarme muajaja.

Por lo pronto me detengo a pensar: “Y si esto sigue así cuando tengamos a la niña?” 

De regreso al trabajo

20130116-172433.jpg

Llegamos a la semana 21 y de regreso al trabajo.
Admito que me encanta mi trabajo, pero añoro mi camita todas las mañanas.
Doy gracias porque mis achaques se han ido casi x completo, pero me queda mi gran amigo: el sueño.

Los niños y los maestros me soban la pancita todo el día, incluso me dan de comer jaja a veces me siento como animalito de zoológico: observada y alimentada por todos.

Viene un inconveniente más: el baño… Hace mucho frío+ embarazo = baño cada 15 min. Aaah y el de mi escuela está super lejos del salón, así que los niños tendrán que acostumbrarse a mis constantes salidas 🙂

Adoro estar de vuelta, pero sobretodo me encanta pensar que en 4 meses aquí estará la bebé con nosotros!

Esta semana empiezan los cursos de formación continua, tengo que ponerme al corriente en la estrategia 11+5 y en lo de carrera magisterial, así que todavía hay mucho en que pensar!

A trabajar!

Faltan 15 semanas para que me den la incapacidad del ISSSTE.