Mi trastorno obsesivo-compulsivo con mi suplente

Como bien saben, a estas alturas tengo casi 2 semanas descansando, si ir a citas médicas diarias se le puede llamar descansar, gracias a  mi licencia de maternidad y antes de eso traté de dejar todo arreglado para que cuando llegara mi reemplazo pudiera hacer el mejor trabajo posible con el resto del ciclo. Pero no lo logré, lo admito, deje sin terminar varias cosas pensando que tendría tiempo de sobra para sentarme en la computadora a escribir informes, gran error.

Hoy me avisaron que llegó la persona que me cubrirá el resto del año escolar y me entró de repente el trastorno obsesivo-compulsivo con preguntas como:

¿Qué tal si no sigue las pautas de trabajo que he estado realizando? ¿Y si me acusa que no terminé los informes? ¿Qué pasará si aplica mal las técnicas de trabajo que tenemos? ¿Si hace mejor trabajo que yo y cuando regrese todos me odien? ¿Si los niños se olvidan de mi?

Aaaah, que horror!

De nuevo, culpo a las hormonas, pues estoy muy segura que esos niños no pueden querer más a otra maestra que a mi , que por dos años lo he dado todo por ellos.

Ahora, se me han ocurrido un par de ideas locas para que la maestra en cuestión siga mi método de trabajo, para que al regresar no tenga que reorganizar todo:

  • Mandarle una serie de archivos en word con instrucciones específicas sobre el trabajo que debe realizarse con cada alumno (Tengo alrededor de 17, por toda la escuela) y firmar con una amenaza por si no cumple.
  • Pedir que me envíe informes mensuales de progreso de cada alumno con sus respectivas evidencias de trabajo y notas al pie fundamentadas por las teorías de los grandes pedagógos de la historia de la educación.
  • Tener un espía en la escuela que me diga todo lo que hace.
  • Averiguar su oscuro pasado y difundirlo secretamente por facebook.

Creo que ya me estoy pasando, esto es más un trastorno obsesivo-compulsivo, no quiero convertirme en la maestra psicópata, pero que más puedo hacer? Es esto ya muy loco?

Después de unos minutos de reflexión, he llegado a la conclusión de llevar a cabo sólo el primer punto, de verdad!, no haré nada loco, por lo menos hasta que regrese de nuevo a trabajar en Agosto.

Posdata: Si alguien se entera de una demanda de acoso laboral en mi contra, les adelanto, yo no hice nada para merecerlo!

 

 

La reforma laboral y la licencia postnatal para padres

Una de mis mejores amigas me lo comentó la semana pasada, pero vamos mi sangre rebelde me hace dudar de las bondades sobre las reformas que se hacen a las leyes hoy en día. En México, hace poco se aprobó una nueva reforma laboral, mucho se ha hablado de ella, pero hasta ese día no había escuchado nada bueno, 5 días de permiso postnatal para los padres al momento del nacimiento o adopción de sus hijos!

Cabe destacar que aún no entra en vigor y los legisladores (al modo!) planean reducirla a 3 días ¬¬

Es íncreible que en México estemos tan atrasados en esta materia, si bien quieren hacer hincapié en la equidad de género, no se llega a aterrizar nada. Para muestra un botón:

Datos interesantes sobre las licencias postnatales en otros países.

En Estados Unidos, se da a los padres 12 semanas de licencia sin goce de sueldo y con algunas especificaciones, algunos estados lo regulan a parte.

En Europa la licencia por lo general es compartida con la madre y puede llegar hasta los 3 años. Claro, no todo el tiempo se goza el sueldo al 100%, y esta es una distinción relevante.

En Alemania por ejemplo se reduce el salario dependiendo del tiempo que se pida, siendo lo máximo a percibir el 65% y estableciendo un pago máximo de 1800 euros.

En Bulgaria la licencia de maternidad es de 1 año con 100% de sueldo, 2 con salario mínimo y se permite tanto al padre o a un abuelo, solicitar licencia para el cuidado del bebé.

En Suecia se requiere que de los 16 meses de licencia, al menos 2 sean usados por el padre (o la madre, si es ella quien regresó a trabajar) para promover las relaciones familiares equitativas.

Qué piensan ahora? Son unos tacaños! quieren educación de primer mundo y no dejan que ambos padres tengan tiempo de disfrutar a su recién nacido. Tal parece que para las leyes mexicanas los hombres no cuidan niños.

En fin, si desean más información (y crítica social) les recomiendo este artículo de Geraldina González de la Vega de Animal Político