La pañalera de mi bebé

Image

Esperamos demasiado para comprar la pañalera de la bebé, todo mundo decía, no se preocupen, se las van a regalar, no compren nada. Pero en vista del éxito no obtenido y a las 39 semanas de embarazo recién cumplidas, tuvimos que tomar la decisión de ir a comprarla para no llegar con la maletita de Tinkerbell, donde hasta ahora teníamos sus cosas, al hospital cuando llegue el tan esperado parto.
20130517-211241.jpg

Este fue el resultado, una pañalera roja de la marca babymink, nada glamouroso pero si muy práctica y espaciosa. Demasiado diría yo, le sobró mucho espacio aún teniendo un paquete de pañales, toallitas húmedas y 3 cambios de ropa, pero supongo que con el paso del tiempo se irá llenando.

Recuerdan mi Top de pañaleras de ensueño, yo sí, con tristeza marcada, ya que por el momento no podré adquirir una de esas bellezas, pero mi esposo ya me prometió que ahorraremos un poco para tener ese lujito más adelante, además una amiga encontró en una ciudad grande de México (yo vivo en una muy muy pequeña) una tienda Outlet de la marca Clöe y asegura haberle comprado un bolso/pañalera espectacular a su hermana por la hermosa cantidad de $400 pesos (unos 25 euros), el precio normal es de $1700 pesos, así que como podrán ver en la imagen, es hermosa y a un módico precio.

Por supuesto, mi amiga quedó en ir a la tienda otra vez y mandarme fotografías de las pañaleras baratas que encuentre para escoger una y mandármela.

Oh vanidad! Yo sé que en este momento es lo que menos debería preocuparme, mis posts deberían filosofar entre la respiración entre contracciones o la influencia de la luna llena, pero vamos, soy mamá primeriza y por más preparada que me sienta, todos sabremos que esto de dar a luz me dará más de una sorpresa.

 

Tengo una duda: ¿Es posible trabajar desde casa?

Desde que estoy embarazada he pensado seriamente en la posibilidad de encontrar un trabajo desde casa, he escuchado de muchas madres emprendedoras que no necesitan salir para traer ingresos al hogar. ¿Pero esto es realmente posible?

Soy una persona bastante inquieta acerca del mundo laboral, de hecho tengo un trabajo que podría llamarse “seguro” como maestra (aunque como están las cosas en México ya nada te da seguridad) pero ahora que tendré a mi hija en casa no me gustaría dejarla en una guardería mientras voy al trabajo, sobretodo porque, a pesar de laborar 4:30hrs diarias tengo que viajar al pueblito hermoso donde está mi lugar de trabajo 1hr de vuelta y 1hr de regreso, lo que hace un total de 6:30hrs. Agregándole el tiempo que debo emplear en las tareas del hogar, compromisos sociales, cursos obligatorios del trabajo, me quedaría muy poco tiempo para dedicarle a la niña. No quiero eso. Quiero criarla con todo el amor y tiempo del mundo, pero no sé si es posible.

Esta es mi situación:

  • He leído de algunas opciones, pero no quiero dedicarme al mundo de las ventas, soy pésima para ello… tampoco sé cocinar taaan bien o hacer manualidades preciosas, me considero en un nivel principante/intermedio en esas habilidades. 
  • Tengo otro blog sobre Educación con muchas más visitas que este (www.maestrosdeapoyo.com) pero he perdido la esperanza en que Google AdSense responda a mis súplicas de introducir publicidad en él.
  • Me encanta escribir sobre temas de educación y maternidad (aunque de esto último sé muy poco)
  • Vivo en México y no hay tantas oportunidades, que yo sepa, para participar con empresas (ya pertenezco a madresfera y latina mom bloggers)

Así que lanzo esta pregunta al mundo de la blogósfera:

¿Es posible trabajar desde casa?

El drama de mi baby shower

Muchas de las que me siguen en twitter habrán leído el sábado pasado lo triste que estaba al regresar del baby shower que me organizó mi mamá.

Lo admito, lloré y mucho, no sé si fueron las hormonas o el hecho de que esperaba mucho más de las personas que habíamos invitado, no lo digo por los regalos, sino simplemente el hecho de asistir.

Con toda la ilusión y sacrificio del mundo mi madre contrató un desayuno en un restaurante para 65 personas, la entiendo, ella no quería andar cocinando y estresada por la comida, así que un local donde nos alimentaran sería perfecto. Hicimos la lista con mucho cuidado, invitando a las personas más cercanas como familiares y amigos, con el fin de disfrutar con las personas que apreciamos de una mañana llena de amor.

El día llegó y esperamos con mucha ilusión. La cita era a las 9am y las personas empezaron a llegar alrededor de las 10am, es normal, en México todo mundo llega tarde a las fiestas, pero cuando eran las 11am y sólo estábamos 20 personas la cosa se tornó un tanto extraña para nosotras.

Disfrutamos mucho de la fiesta y una de mis amigas nos ayudó a organizar con mucho amor los juegos, pasamos un rato agradable a la orilla del mar y hasta olvidamos por un rato que eramos poquitas.

Cuando todo terminó, llegó el momento de pagar las cuentas al restaurante y mi noté el semblante de mi madre triste, me preguntó si había entregado todas las invitaciones, obviamente le dije que si.

Mi madre pagó más de la mitad de platillos que nadie comió y todavía se me salen las lágrimas al escribir esto. No es por el dinero, lo material viene y va, aunque yo sé todo lo que tuvo que trabajar para ganarlo, me duele mucho que este evento haya pasado desapercibido por tantas personas.

Estuve esperando a compañeras del trabajo a quienes aprecio mucho, familiares cercanos a los que adoro, amigas de muchos años y nunca llegaron. Ni siquiera mandaron un mensaje, whatsapp o inbox justificándose.

Son esos momentos en los que te pones a pensar si realmente cuentas con algunas personas, si realmente tienes verdaderos amigos, aunque solo fue una fiesta, fue un momento importante.

No me mailterpreten, estoy muy agradecida con todas las que asistieron, sé que varias hicieron un esfuerzo enorme para comprarme un regalo o para llegar mas o menos a tiempo debido a sus compromisos. Siempre lo recordaré, lo tendré presente en mi corazón.

Espero este trago amargo pase pronto y nadie se ofenda con esta entrada, es un blog personal y mi objetivo es sólo desahogarme.

La reforma laboral y la licencia postnatal para padres

Una de mis mejores amigas me lo comentó la semana pasada, pero vamos mi sangre rebelde me hace dudar de las bondades sobre las reformas que se hacen a las leyes hoy en día. En México, hace poco se aprobó una nueva reforma laboral, mucho se ha hablado de ella, pero hasta ese día no había escuchado nada bueno, 5 días de permiso postnatal para los padres al momento del nacimiento o adopción de sus hijos!

Cabe destacar que aún no entra en vigor y los legisladores (al modo!) planean reducirla a 3 días ¬¬

Es íncreible que en México estemos tan atrasados en esta materia, si bien quieren hacer hincapié en la equidad de género, no se llega a aterrizar nada. Para muestra un botón:

Datos interesantes sobre las licencias postnatales en otros países.

En Estados Unidos, se da a los padres 12 semanas de licencia sin goce de sueldo y con algunas especificaciones, algunos estados lo regulan a parte.

En Europa la licencia por lo general es compartida con la madre y puede llegar hasta los 3 años. Claro, no todo el tiempo se goza el sueldo al 100%, y esta es una distinción relevante.

En Alemania por ejemplo se reduce el salario dependiendo del tiempo que se pida, siendo lo máximo a percibir el 65% y estableciendo un pago máximo de 1800 euros.

En Bulgaria la licencia de maternidad es de 1 año con 100% de sueldo, 2 con salario mínimo y se permite tanto al padre o a un abuelo, solicitar licencia para el cuidado del bebé.

En Suecia se requiere que de los 16 meses de licencia, al menos 2 sean usados por el padre (o la madre, si es ella quien regresó a trabajar) para promover las relaciones familiares equitativas.

Qué piensan ahora? Son unos tacaños! quieren educación de primer mundo y no dejan que ambos padres tengan tiempo de disfrutar a su recién nacido. Tal parece que para las leyes mexicanas los hombres no cuidan niños.

En fin, si desean más información (y crítica social) les recomiendo este artículo de Geraldina González de la Vega de Animal Político