La maternidad de la A a la Z: A de aprovechar

Esta semana me uno al carnaval de blogs la maternidad de la A a la Z, más que como carnaval, como un medio para tener un pequeño diccionario con todas las sensaciones, experiencias, ideas y una que otra queja que me ha traído el ser madre desde hace poco más de un mes. Empezaré por el principio, la letra A y como le decimos a los niños “a de…?” para que digan la primer palabra que se les ocurra que inicie con esa letra, yo respondo ” a de aprovechar” pues es en lo que pienso todo el tiempo desde que soy mamá de la pequeña Emma.

Según la RAE el término aprovechar significa:.

1. tr. Emplear útilmente algo, hacerlo provechoso o sacarle el máximo rendimiento. Aprovechar la tela, el tiempo, la ocasión.

2. tr. p. us. Hacer bien, proteger, favorecer. U. t. c. intr.

3. intr. Dicho de una cosa: Servir de provecho.

4. intr. Adelantar en virtud, estudios, artes, etc. U. t. c. prnl.

5. intr. Mar. Orzar cuanto permite la dirección del viento reinante.

6. prnl. Sacar provecho de algo o de alguien, generalmente con astucia o abuso. Se aprovechaba DE su posición.

Creo que fácilmente he utilizado esta palabra en todas sus definiciones, exceptuando obviamente la número cinco referente a los barcos (por cierto qué es orzar?). Desde que nació Emma, pasado el cúmulo de emociones que me invadió no dejo de aprovechar. Los consejos bienintencionados de la familia y amigos indicaban que debería aprovechar el tiempo para descansar lo más que pudiera los primeros meses. Al principio no hice mucho caso y traté de seguir mi vida normal, pero el cansancio empezó a pasar factura alrededor del día 3, llegó un momento que no podía más, por lo que decidí tomar el consejo de las matriarcas y aprovechar que mi hija dormía para hacerlo yo también. Hasta la fecha puedo decir que por lo menos una de sus siestas la tomamos juntas, es la única manera de aguantar toda la jornada con energía nocturna.

Otra cosa que me aconsejaron aprovechar fue la ayuda durante el puerperio o cuarentena (que terminó ayer), mi madre se ofreció amorosamente a cuidar de nosotras en su casa por un tiempo, alimentándonos, dejándonos descansar, cuidadando a la pequeña mientras me bañaba y hasta trayéndome las noticias del mundo exterior. No saben cuanto agradezco el tener a mi madre en mi vida, aprender de ella y aprovechar de su iniciativa servicial. Ahora entiendo el amor incondicional que me tiene, todas las noches que pasó en vela cuidándome, todo el cansancio que debe traer encima con los años de medio dormir, porque ahora mismo siento que yo lo haría por Emma. En días pasados tuve que entregar unos pendientes del trabajo a pesar de estar de baja por maternidad y tuve que aprovechar cada segundo del día que la nena dormía para escribir informes o estudiar, fue duro, pero muy en el fondo sé que siempre será así, que, como mi madre, ahora tendré que despertarme antes y dormir después que todos si quiero hacer todas las cosas que deseo. Se me han presentando muchas oportunidades que deseo aprovechar, pero deseo no perderme siguiendo la meta de darle una vida mejor a mi hija, espero que tenga todo lo que necesita, sin embargo sé que lo que más seguridad le brindará es tener a su madre cerca, por lo que me lo pienso dos veces antes de aceptar oportunidades importantes.

Deseo aprovechar cada minuto de su crecimiento pues sé que no será así de pequeña todo el tiempo,  veces me quedó mirando sus ojitos grandes, sus manos, sus piecitos, intentando grabar esas imágenes en mi mente, para que no se vayan nunca. Quiero aprovechar el tiempo, sin que la circunstancias se aprovechen de mi y me alejen de mi bebé.

¿Te has sentido igual alguna vez?

Estemos en contacto a través de  facebook

Tres situaciones a las que te enfrentarás si decides portear

3 situacionesHace dos años, cuando nació mi sobrino, escuché por primera vez el término portear, a decir verdad me pareció una barbaridad y cosa de hippies.

-¿Traer al bebé encima todo el tiempo?-

-¿Rebozos? Eso ya no se usa!-

-Por eso se malcrían los niños! – son algunas de las cosas que admito haber pensado en aquel momento, pero, con el paso del tiempo y al verificar que cargar a un bebé en brazos era muy cansado y los niños definitivamente odian estar en la carreola o en la cuna, empecé a cambiar mi forma de ver el asunto. Empecé a investigar por internet, encontrando muchos artículos y tiendas donde comprar portabebés ergonómicos, así como una serie de posts describiendo las maravillas del porteo: lloran menos, ayuda a la digestión y expulsión de gases, duermen mejor y están cómodos pues están cerquita de la persona que más aman en el mundo, su madre. Fue entonces cuando me convencí y decidí que deseaba portear a mis hijos, cuando los tuviera. La decisión fue fácil, lo difícil es a lo que te enfrentarás después.

Cuando nació Emma encargamos un rebozo materno Ama´kita color chocolate para nosotros (mamá y papá) y uno rojo para los abuelos. Esperamos con gran emoción que llegaran para empezar a usarlos, pues la bebé demanda mucho nuestra atención y queríamos estar con ella pero seguir cumpliendo con algunas responsabilidades que tenemos. Por fin llegó el día, revisamos los videos que vienen con el rebozo y pedimos asesoría a la líder local de la Liga de la leche, que con gusto nos dio una demostración de cómo utilizarlo, salimos muy contentos de ese encuentro porteando a nuestra hija, sin saber las situaciones a las que nos tendríamos que enfrentar.

1. Las personas te miran como si estuviéras haciendo algo extraño.

El primer día de porteo fui a visitar a una amiga que vive cerca de mi casa. Caminé con la niña en el rebozo, sintiéndome fresca y libre, ella venía dormida muy tranquila. La gente que me iba encontrando en el camino me miraba de una manera peculiar, fijamente y con los ojos bien abiertos, como si no pudieran creer lo que estaban viendo. Lo mismo pasó con mi amiga, noté un poco de desdén en su mirada, como diciendo “eso de cargar a los niños así es muy raro”. No entiendo esas miradas, si hasta hace unas décadas era la única forma de llevar a los niños y sigue siendo la más natural.

2. Los comentarios negativos no se harán esperar.

Desde “vas a encogerle las piernas a la niña” “Se te va ahogar” “Así nunca querrá caminar” hasta el “te va a hacer daño en la espalda”  todo mundo tiene un comentario que hacer sobre el daño que le puedes hacer a tu bebé, no creen que uno investiga muy bien antes de empezar a utilizar un producto ni que el porteo no es algo de hippies, es parte de un estilo de vida. Está de más decir que muchos de estas opiniones pueden venir de familiares o amigos, lo cual hace que las relaciones personales puedan complicarse.

3. Te buscan alternativas para cargar a tu hijo, con el fin de que dejes de portear.

Increíble pero cierto, al saber que hemos decidido portear, nos han regalado una carreola, un portabebé de plástico, se han ofrecido a cargar a la bebé por horas o a llevarnos a casa en el auto, porque saben que de esa manera no portearemos. Es algo muy duro de creer, pero la gente lo hace, sus razones tendrán, pero creo que un pedazo de tela y la decisión de unos padres no tiene por qué trastornarle la vida a las personas que no cargan al bebé en su espalda.

Mi consejo para todos los padres que han decidio portear es que se mantengan firmes en sus ideas. Es nuestra primer semana con el rebozo y ya nos hemos enfrentado a estas tres situaciones muchas veces, menos mal que tengo el apoyo de mi esposo, sin él tal vez habría flaqueado y decidido dejar al rebozo de lado por temor a la crítica social, pero puedo decir que hasta hoy no me importan las miradas curiosas en la calle, los comentarios jocosos de la gente ni la insistencia porque la saque de su rebozo, simplemente sonrío y asiento con la cabeza, que la gente hable lo que quiera, mi bebé y yo estaremos cerquita la una de la otra fortaleciendo nuestros lazos de amor, hasta que el peso nos separe.

Recuerda que puedes seguirme en facebooktwitter e instagram como mamáymaestra.

La llegada de Emma (VII): Juntas para siempre

Esta historia es una continuación de

 La llegada de Emma (I): Pasando las 40 semanas

La llegada de Emma (II): Cumpliendo 41 semanas.

La llegada de Emma (III): La inducción del parto

La llegada de Emma (IV): El ginecólogo chopper

La llegada de Emma (V): Preparación para la cesárea

La llegada de Emma (VI): La temida cesárea

Tardaron un poco en cerrar la operación y cuando por fin lo hicieron el doctor me informó que todo había salido perfecto, que tenía cicatriz de bikini, es decir horizontal y que eso me permitiría usar traje de baño en verano. En tono de broma le dije: Entonces me dejó como Niurka? todos en el quirófano se rieron. Aunque no entendí, entonces si quedé o no? ustedes qué creen?

Me pasaron a la sala de recuperación donde estábamos un señor anciano y yo. El señor gritaba de cuando en cuando, yo seguía temblando. La enfermera de esa área me dijo que tenía que mover las piernas para que me pasaran a un cuarto donde me dejarían estar con mi bebé. El tiempo pasó lentamente y conforme pasaba la anestecia sentía un dolor inmenso en la herida que solo el ketorolaco podía calmar.

2 hrs después me trajeron a la bebé para que le diera de comer, pues lloraba inconsolablemente (lo cual suele hacer), fue un momento maravilloso, ni siquiera me pude sentar, pero sentir que ella podía alimentarse de mi, que sabía dónde estaba la comida me hizo pensar que estábamos unidas. El momento se prolongó media hora, después se la llevaron de nuevo, pero no por mucho tiempo.

A las 10:00pm estaba en mi cuarto con la bebé y mi esposo. Me sentía en un sueño, ahí está mi chiquita, mi hermosa y pequeña Emma, que aunque nos hayan separado al nacer por las razones que sean no me siento triste, pues ahora estaremos juntas por siempre.

Te amo hija.

¿Cómo y por qué soy maestra?

Cuando uno se dedica a algo que le despierta tanta pasión y lo comenta alegremente doquier se presente la oportunidad, siempre surge la interrogante ¿Por qué decidiste dedicarte a eso?

Muchas veces en vida me lo han preguntado y desde que tengo memoria he dado la misma respuesta: “Porque me gusta”

Simple no? regularmente los demás piensan que me hago la interesante, pero esa es realmente la razón: me gusta, amo lo que hago, pienso todo el día en ello, aún en vacaciones.

Ahora, si la pregunta cambia y me la plantean así: ¿Cómo fue que te diste cuenta que deseabas ser maestra? puedo contar mi historia, que no tiene nada de extraordinario, he escuchado compañeras dar su versión con un nudo en la garganta al borde del llanto de cómo fue que un día viendo la televisión o paseando por la calle vieron a un niño con discapacidad y descubrieron su vocación. Yo no, lo mío fue sumamente sencillo. Se los contaré.

Mi padre tiene 4 hermanas, dos de las cuales 2 son maestras, una de preescolar y otra de educación primaria. Esta última empezó a estudiar otra carrera cuando yo tenía alrededor de 4 años: Educación Especial. Como era la única sobrina en edad escolar, se han de imaginar que era conejillo de indias de cuanta prueba de desarrollo motor, intelectual o de lenguaje le enseñaban y me encantaba pasar el tiempo respondiendo preguntas o jugando con material diferente. Pero no era todo.

Teníamos un vecino de mi edad que nació con labio leporino y era mi amigo. Jugábamos mucho y no me importaba que a veces no se le entendiera mucho lo que hablaba, otros niños lo molestaban, pero hacíamos caso omiso de las burlas para seguir jugando. Mi tía le daba terapias de lenguaje de vez en cuando y lo ayudó a articular mejor las palabras. Fue entonces cuando lo supe, no sé si hubo un momento preciso o fue un proceso, pero empecé a comentarle a mi madre que cuando creciera yo quería ser como tía para ayudar a mi amigo.

Tenía menos de 5 años.

Y desde entonces lo sabía, nunca lo dudé. Cuando creciera iba a estudiar Educación Especial como mi tía y ayudar a muchos niños como mi amigo. Supongo que en aquel entonces no me tomaron muy enserio porque era pequeña, pero ahora, 5 años después de graduarme de la carrera que elegí de todo corazón en mi tierna infancia, creo que empiezan a creerme un poco.

El homeschool como alternativa de educacion

Homeschool o educar en casa, es el proceso mediante el cual se persigue la educación de los niños exclusivamente en el contexto del hogar familiar o en círculos un poco más amplios (vecindarios, parroquias, etc.), pero en todo caso fuera de las instituciones tanto públicas como privadas. Es un fenómeno que ha existido siempre siendo en tiempos pasados la única forma de instrucción intelectual.

En muchos lugares la “educación en el hogar” es una opción legal para padres que quieren formar a sus hijos con un ambiente de enseñanza diferente al que existe en las escuelas cercanas. Muchas de estas familias hacen esta elección por motivos religiosos. Otros lo hacen por no gustarles las escuelas en su área o por el efecto institucional de la escuela en general. También es una alternativa para las familias que viven en zonas rurales aisladas y son ellas quienes deciden, por razones personales o prácticas, no llevar a los niños al colegio.

Esta forma de educación era la forma natural de educación hasta que los primeros colegios se formaron hace pocos siglos. Sin embargo, ganó popularidad a comienzos de la década de 1980 en los EEUU, donde se denomina homeschooling o homeschool.

Fuente: Wikipedia

En muchos países esta forma de educar no está totalmente legalizada, pero tampoco totalmente prohibida. Por ejemplo en México, algunos padres han optado por educar en casa y hacer que sus hijos tomen una prueba para acreditar su educación primaria (por medio de INEA o sistema abierto) cuando llegan a la edad adecuada.

La verdad que es algo que me llama mucho la atención, será porque soy maestra o porque me gusta llevar la contra, no lo sé, pero si tuviera la oportunidad, me refiero al término económico, lo llevaría a cabo sin

ninguna duda.

Para mi tendría varias ventajas:

  • Total control sobre lo que tus hijos estud
    iarán, atendiendo su ritmo y estilo de aprendizaje.
  • Muchísimas oportunidades para aprender en entornos naturales (salidas a parques, instituciones, museos, bibliotecas) sin restricción de horarios.
  • Pasar tiempo de calidad con tus hijos.
  • Invertir mayor tiempo en lectura y aprendizaje autónomo.
  • Utilizar el método de enseñanza-aprendizaje que prefieras, Montessori, por ejemplo.
  • Abarcar mayor contenido en menos tiempo o repasar lo que no quede claro con tranquilidad.
  • Sin prisas matutinas.
  • No uniformes, dinero para gastar, cuaderno de tareas.
  • Muchos aseguran que es más barato que enviar a tus hijos a la escuela.
  • Y muchas otras que no se ocurren ahora.

Obviamente tiene sus desventajas (o puede tenerlas) pero eso merece otro post.

Y tu, elegirías el homeschool para educar a tus hijos?

 

La vida 2.0 durante el embarazo

Desde antes de estar embarazada empecé a seguir informalmente varios blogs de madres y padres, me imaginaba la vida de ellos y deseaba poder contar cosas sobre mis propios hijos algún día.

Así que en cuanto tuvimos la noticia de que Emma estaba en camino se me ocurrió la idea de hacer un blog para contar cómo la iba pasando, y pueden saber que fue terrible las primeras semanas pero a partir de Enero todo ha sido paz, me he encontrado con gratas sorpresas y me sorprende lo mucho que puede saber uno a través de leer las historias de los demás o las ocurrencias en twitter, es maravilloso!

Yo no soy de tener muchas amigas y la mayoría de ellas son solteras o sin hijos, así que no tenía tantas referencias maternas, excepto por mi madre. Pero ahora tengo muchas referencias, he aprendido demasiadas cosas y me han ayudado a decidir que es lo que quiero para mi bebé en un futuro.

Por ejemplo, hemos decidido (o he convencido a mi esposo) de utilizar pañales de tela con la bebé, practicar un poco de porteo,  y alimentarla 100% con leche materna, entre otras cosas que parecerían obvias para muchas, pero para nosotros es un gran mundo por descubrir.

Gracias a todos aquellos que han seguido nuestras peripecias y que han contado las suyas, yo no posteo tan regularmente como me gustaría porque tengo otras ocupaciones como mi otra vida de músico y el trabajo, pero estén seguras que estoy al pendiente de ustedes.

La vida 2.0 durante el embarazo me ha beneficiado mucho y no me he sentido sola ni desanimada desde que estamos por acá.

Y a ustedes, ¿Cómo las ha ayudado la vida 2.0 en su vida como madres?

El amor detrás de Stephanie Nielson

Esta es una de las historias que espero contar a mi hija como una de las más hermosas experiencias de vida que uno puede encontrar.

Todo empieza con una  pareja que tiene 4 niños pequeños, ambos son guapísimos y felices. Un verano suben a dar un paseo en avioneta con un amigo suyo y lamentablemente sufren un accidente.

Ella está en coma durante 3 meses con quemaduras en el 80% de su cuerpo, su esposo sobrevive con algunos daños no tan graves y su amigo muere.

Cuando ella despierta y se encuentra con su realidad, siente que el mundo se le viene abajo pero al ver a sus pequeños empieza a agradecer a Dios por mantenerla con vida y darle la oportunidad de criarlos.

Es difícil, su cuerpo duele y la gente la mira extraño, pero con el amor de su familia ha podido superar todo. Su fe en Dios está intacta y cada día comparte con el mundo el maravilloso milagro de la vida.

Ahora, tienen una nueva bebé y la esperanza que nos da su historia llena de inspiración mi corazón.

Ella aún es hermosa, no importa su apariencia.

Puedes seguir su día a día en el blog NieNieDialogues (en inglés)

Una gran historia de esperanza, dedicación y amor.

Recordatorio materno:

El amor es sufrido, es benigno, todo lo sufre, todo lo espera, todo lo soporta… Enseña a tu hija las cosas importantes de la vida.

La liga de la leche: grupos de apoyo a la lactancia.

Alguno de ustedes ha escuchado hablar de este grupo?

Hace poco en vi en facebook algunas imágenes que alentaban a la comunidad en general a la lactancia materna y fue como supe de estos maravillosos grupos.

Todo empezó en 1956, en Illinois EUA, un grupo de madres que se unieron para apoyar a otras que tenían problemas para darles leche a sus hijos.

La asociación ahora es internacional, cuenta con el apoyo de médicos, nutriólogos, psicólogos y un sin fin de profesionales de la salud.

La filosofía básica de la Liga La Leche, puede resumirse en los diez puntos siguientes:

  • El buen cuidado maternal mediante el amamantamiento es la forma más natural y efectiva de comprender y satisfacer las necesidades del niño.
  • Madre e hijo necesitan estar juntos inmediata, temprana y frecuentemente para establecer una relación satisfactoria y una producción adecuada de leche.
  • En sus primeros años, el niño tiene una necesidad intensa de estar con su madre que es básica, tanto como su necesidad de ser alimentado.
  • La leche materna es por excelencia el mejor alimento para el niño.
  • Para un niño sano y nacido a término, la leche materna es el único alimento necesario hasta que muestra señales de que necesita alimentos sólidos, lo que ocurre aproximadamente a la mitad del primer año de vida.
  • Idealmente la relación de amamantar continuará hasta que el niño supere la necesidad de dicha relación.
  • La participación alerta y activa de la madre en el parto es un buen inicio para la lactancia materna.
  • El amor, la ayuda y la compañía del padre es muy importante para la lactancia y fortalece la unión de la pareja. La relación especial de un padre con su hijo es un elemento importante en el desarrollo del niño desde su primera infancia.
  • Una buena nutrición significa tener una dieta equilibrada y variada de alimentos lo más cercano posible a su estado natural.
  • Desde su infancia, los niños necesitan ser encauzados con amor, lo que se refleja aceptando sus capacidades y siendo sensibles a sus sentimientos.

Me encantó el trabajo de esta asociación y muero por ir a las reuniones del grupo de mi ciudad. Uno de mis mejores amigos es médico y me lo recomendó muchísimo.

¿Cómo saber si hay Liga de la Leche en tu ciudad y cuando se reúnen?

Visita el sitio web: Liga de la Leche México

O busca en facebook: La Liga de la leche (inserta aquí el nombre de tu ciudad)

Cuando vaya a mi primer reunión les contaré 🙂

Los pañales de Emma

Ya había hablado yo antes de esto de los pañales ecológicos y el por qué decidimos que los usaremos con la bebé, así que aprovechando la oferta del Día de San Valentín que tuvo Lua Pañales, nos animamos a comprarlos de una vez! que emoción, a sus 25 semanas de gestación Emma ya tiene casi todos los pañales que usará de por vida!

Antes de decidir en donde comprar los pañales, pues hay muchísimas marcas y modelos, navegué y navegué por internet, incluso mucho antes de estar embarazada.

Lo primero que queríamos era que la empresa fuera mexicana, así apoyamos la economía y empresarios del país.

Segundo, que fueran ajustables con velcro y que tuvieran un sistema de ajuste cómodo para los bebés, en este caso tienen el sistema tallaflex por medio de resortes internos.

Tercero, que fueran reconocidos o recomendados por personas de confianza. Por ejemplo, me enteré de la existencia de esta marca gracias a la recomendación de Soy Mamá Blog.

Cuarto, que tuvieran diseños hermosos! Miren! a poco no?

Quinto, que tuvieran presencia en facebook, twitter y un excelente trato al comprador.

Así que como pueden leer, Lua cumplió con todos los requisitos planeados por tanto tiempo, la mejor compra de toda la vida.

Y ustedes, dónde compran sus pañales?

Sitio web: Lua Pañales

Twitter: @Lua_panales

Facebook: Lua pañales de tela

*Este post no es patrocionado ni mucho menos, simplemente expreso mi opinión de un producto que compré de manera informada.