La llegada de Emma (I) : Pasando la semana 40.

Poco a poco les iré contando que ha pasado en estas últimas semanas con la llegada de Emma en esta serie de posts que casualmente se titulan así: La llegada de Emma.

En esta primera entrega contaré acerca de lo que pasó después de que llegamos a la “meta” la temida semana 40.

Llegamos a la fecha probable de parto (FPP) el 25 de Mayo sin contracciones ni señales de parto, además era luna llena y con mucha expectativa mi familia esperaba ansiosa esa noche de sábado donde todo podía suceder. Ese día fuimos a caminar, como casi todas las noches desde la semana 38, un paseo cerquita del mar para que según lo que cuentan las abuelitas la marea  “jalara” a la bebé hacia afuera. No sé si fue sugestión o qué pero cada día sentía a la bebé mucho más abajo, enterradita en la pelvis, sentía que poco a poco se me abría, pero nada de contracciones. Caminamos cerca de una hora y nada, otra hora y nada, al final estaba tan cansada que dormí muchas horas sin levantarme al baño, lo que me causó un dolor terrible en el área de la vejiga el domingo por la mañana. Pero al pasar de las horas se me quitó.

Es de suponer que la familia hablaba a diario para saber las novedades acerca de mi parto, se comunicaban tanto y por tantos medios que llegue a pensar en desconectar el teléfono, cosa que hice durante un rato, pero mi esposo lo volvió a conectar para atender él mismo las llamadas y evitarme molestias.

Entonces, entré en lo que llamo “depresión pre-parto”. Empecé a preguntarme ¿Por qué no he entrado en trabajo de parto si ya salió el tapón mucoso? ¿Mi cuerpo no estará preparado para tener a la bebé? ¿Algo va mal?. Aunado a eso me sentía más gorda que nunca, me costaba acomodarme para dormir y las visitas que tenía programadas cada tercer día  a urgencias me sacaban de quicio. De verdad que llegué a pensar que no servía para esto de “parir hijos”. Agradezco a mi esposo el que haya sido tan paciente conmigo en esos momentos.

A mediados de la semana 40 fui a urgencias obstétricas a mi visita programada de monitoreo, iba nerviosa esperando que cuando me hicieran el tacto (cosa que hacían en cada visita y merece post aparte) tuviera algo de dilatación. Me tocó una ginecóloga joven que me levantó el ánimo diciéndome que mi cuerpo estaba totalmente preparado para dejar salir a la pequeña Emma, sólo faltaba que ella hiciera el trabajo, también me comentó que las mujeres estamos hechas para parir y que no debía dejar que nadie me quitara ese derecho, a menos que se tratara de un caso de vida o muerte para mi o para mi bebé. Me citó para el viernes si no iniciaban los dolores.

Llegó el viernes… estaba de 40+6 y el doctor en turno anunció “la política del hospital es no dejar pasar de la semana 41, han pasado muchos accidentes, si no empieza labor de parto hoy, mañana se lo inducimos”

Bueno, por lo menos podría sentir los dolores de las contracciones y dar a luz a mi niña…

Continuará…

La llegada de Emma (II): Cumpliendo 41 semanas.

 

Advertisements

26 thoughts on “La llegada de Emma (I) : Pasando la semana 40.

  1. El pasado viernes entramos en la semana 40, y mamá fredolic se siente justo igual que tu. Y aquí andamos, esperando la llegada del nuevo miembro de la familia con unas ansias que no nos dejan dormir… :S ¡A ver si se anima ya!

  2. Me alegra que ya estés un poco más tranquila para poder postear y contarnos cómo fue todo. Espero con ansias tu próximo relato. Por cierto, dices que puedes caminar a orilla del mar 🙂 qué bonito suena, yo soy una enamorada perdida de la mar y me has picado la curiosidad, en qué parte de México vives.

    Un afectuoso saludo desde Budapest

  3. OOOOhhh!! enhorabuenaaa!! y encima a los 25 como yo! ( bueno aun no soy madre pero quiero serlo! ) nos has dejado en lo más intrigante 😀 me pasaré por tu blog y te seguire por que soy nueva y me ha gustado. besos

  4. Pingback: La llegada de Emma (II): Cumpliendo 41 semanas |

  5. Pingback: La llegada de Emma (III) : La inducción del parto |

  6. Pingback: La llegada de Emma (IV): El ginecólogo chopper |

  7. Pingback: Blogger del Mes – Junio | La_New

  8. Pingback: #AmoMiBlog (9): La llegada de Emma |

  9. Pingback: La llegada de Emma (V): Preparación para la cesárea |

  10. Emma estaba muy a gustito allá adentro ¿no? así pasa a veces… Hay que darles un empujoncito para que salgan, aunque ellos tienen su tiempo y nos lo hacen saber…

  11. Pingback: La llegada de Emma (VI): La temida cesárea |

  12. Pingback: La llegada de Emma (VII): Juntas para siempre |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s