Para los maestros también hay pueblo chico, infierno grande.

Cual novela mexicana de los 90´s es la vida en el pueblo donde trabajo. No me malinterpreten, vivo en la ciudad, pero trabajo a unos 40 minutos de distancia en un pueblito a la orilla del mar. Voy y vengo diariamente.

El trabajar en un lugar tan pequeño tiene sus ventajas: todos se conocen, tienen un respeto ciego hacia los maestros, no importa lo joven que seas y preparan una comida regional deliciosa.

Ahora las desventajas: los chismes que viajan demasiado rápido y … creo que es todo.

Si yo les contara todo lo que he escuchado acerca de mis compañeros de trabajo, de otros padres, de los propios niños! podríamos hacer un libro de chismes sin confirmar. Hasta cierto punto es divertido, pues te ries de las ocurrencias de las personas y las conclusiones a las que llegan cuando uno hace cosas tan inocentes como pedir un aventón a la ciudad. Pero cuando le toca a uno ser el blanco de los dimes y diretes, se acaba la diversión.

Todo empezó en Enero, con el frio de la costa (para nosotros frío son 12°) y un sueter del que había perdido la correa, por lo que tenía que mantenerlo cerrado usando mis brazos. Vamos que a nadie le gusta padecer frío, menos a mi en este estado preñado.

Alguien se enteró que estaba esperando bebé y empezaron a decir que cruzaba mis brazos mientras caminaba por los pasillos de la escuela para esconder mi barriga. Que si era un hijo no deseado, que si era de un compañero maestro, que si no estaba casada.

Qué?

Lo mejor de todo es que me vine enterando de todo eso en Marzo, posiblemente dos meses después de que los chismes comenzaran. Para esas alturas los ranchos y pueblos aledaños conocían la leyenda de la maestra preñada ilícitamente. Puaj!

Qué hice?

Enojarme un poco al principio y después nada. He aprendido de la experiencia de otros compañeros, a una de ellas la acusaron de robo de fondos de la escuela, con todo y cuenta en el extranjero, que las mentiras se descubren por sí solas.

Así que si escuchan de una maestra que oculta su gran barriga para no ser descubierta por los padres de familia o su propio esposo, pueden decirle orgullosamente que la conocen, que leen su blog y la siguen en twitter!

Feliz fin de semana!

Advertisements

One thought on “Para los maestros también hay pueblo chico, infierno grande.

  1. He flipado jamía!!!!! Y yo me digo…. Porque los bulos corren tanto?????? Es tremendo la verdad. Haces bien de pasar de ellos…….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s