De donde comenzó la historia…

Teníamos 16 años y nos conocimos en la Iglesia, si, aunque usted no lo crea. Fue curioso porque era domingo, yo traía una falda hasta los tobillos y el vestía de corbata con camisa blanca. No fue algo así como de cuento de hadas, ni siquiera de película, simplemente estábamos con otras 60 personas jugando a decir múltiplos de 7 sin equivocarnos, el que cometía un error, se salía.

Yo, con mi fama de inteligencia no podía quedarme atrás y estuve muy concentrada, hasta que quedamos solo dos. Él y yo.

No recuerdo si el juego duró otros 15 minutos, pero si que todos se fueron dejando a los “cerebritos” diciendo números casi solos… 28, 35, 42, 49, … … se le olvidó el 56! yeah! gané yo! siii! lo sabía! ja! no recordó el 56!. Me di la media vuelta y me fui.

Si, ahora creo que de ser mi esposo aprehensivo recordaría aquel momento con coraje después de tantos años, la niñita déspota celebrando su triunfo, que vergüenza.

Y no pasó nada en… 4 largos años.

Hasta que un día:

-Estás esperando a alguien?

-Si pero no llega, y tu?

-También, pero tampoco llega, ya es tarde…

-Si… los esperamos juntos?

-Ok…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s